Las franquicias pueden ahorrarse hasta un 2% de sus costes con la nueva Ley de Desperdicio Alimentario

Compartir

Publicado el 17.05.2023

Las compañías y franquicias del sector del Gran Consumo están afrontando una fuerte subida de costes motivada, entre otras cosas, por la inflación alimentaria (+16,6% en febrero) y la sequía, que afectan notablemente a sus márgenes y rentabilidad. Según datos de AECOC, los resultados económicos de las principales cadenas de distribución en España demuestran que su margen de beneficio lleva dos años reduciéndose y nunca ha sido superior al 5%. En muchos casos, se sitúa apenas por encima del 2%. Por ello, estas cadenas y los fabricantes cada vez buscan nuevas formas de optimizar costes en sus diferentes áreas de negocio.

De las pocas áreas que les quedan para mejorar su eficiencia, destaca la de prevenir y gestionar sus excedentes de producto. Según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, se desperdicia alrededor del 4% del total de alimentos y bebidas comprados dentro y fuera de los hogares. De acuerdo a las estimaciones de Phenix, compañía referente en ofrecer soluciones tecnológicas y humanas para acabar con las pérdidas y el desperdicio alimentario, las empresas de Gran Consumo pierden hasta dos puntos de su rentabilidad por este problema cada año. 

En este contexto y con la próxima aprobación de Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, las empresas y franquicias del sector tienen una oportunidad de ahorrarse hasta un 2% en sus costes totales si cuentan con la tecnología y los recursos humanos necesaria para llevarlo a cabo en toda la cadena de suministro. De hecho y según datos de Phenix, las empresas del sector podrían valorizar hasta el 100% de su excedente actual y entregarlo a quienes más lo necesitan. 

Posibles mejoras de la Ley: gestión integral del excedente y bonificación de la donación

Para Phenix, la futura entrada en vigor de esta ley en España será un gran paso para ayudar en esta optimización de costes y para luchar contra el desperdicio alimentario, pero queda camino por recorrer, sobre todo en la mejora real en su aplicación y en dos aspectos concretos. En primer lugar, la compañía cree que el texto incide mucho en la prevención de las pérdidas y del desperdicio alimentario, pero no acota marcos claros sobre qué deben hacer las empresas cuando, pese a todo, tengan ese excedente. En segundo lugar, Phenix opina que se podría incentivar aún más la bonificación fiscal de la donación, como sucede en Francia. Ésta puede llegar hasta el 60% de deducción fiscal y además se pueden desgravar los costes asociados a la gestión del excedente (transporte, acuerdos con terceros, etc.).

Para Jean-Baptiste Boubault, Country Manager de Phenix en España: “la clave para aplicar eficazmente la Ley es contar con un socio adecuado que ayude a las empresas a ahorrar en sus costes de gestión de residuos con un sistema de gestión integral del desperdicio. Nosotros llevamos casi 10 años ayudando tanto a distribuidores, franquicias y fabricantes a su gestión íntegra de las donaciones de alimentos. Medimos sus procesos, conseguimos prevenir excedentes y, si los hay, sacamos partido en el punto de venta o donándolos a los que más lo necesitan”.

200 millones de alimentos de distribuidores y fabricantes salvados en 9 años

Desde su nacimiento en 2014, Phenix cuenta con un equipo humano de más de 200 personas en Francia, España y Portugal y ha conseguido salvar 200 millones de alimentos de distribuidores y fabricantes. En tan solo nueve años se ha convertido en referente en esta área, ya que ayudan a más de 17.000 empresas a reducir su desperdicio y colaboran con más de 2.700 asociaciones y entidades benéficas.

En el caso de distribuidores, Phenix les ayuda a implantar una operativa en tienda exitosa para sacarle el máximo partido a todos sus productos, forman a sus empleados, y sobre todo: gracias a su plataforma tecnológica, obtienen datos accionables, además de un control total de sus productos.  En el caso de fabricantes, Phenix les ayuda a evitar riesgos reputacionales, de seguridad y calidad alimentaria. “Muchos fabricantes no donan por miedo a que su reputación quede dañada a causa de un producto en mal estado. Si trabajan con un socio como Phenix, saben que tienen el control y la seguridad en todo el proceso”, finaliza Noelia Gómez, Marketing & Communication Manager de Phenix en España.

Autor: Carlos Barbadillo

Compartir

Noticias Relacionadas

SushiTake stand