Artículos | 16 Ene 2018 |

Ejemplo de modelo de contrato de franquicia

El contrato de franquicia es la plasmación del acuerdo de los dos actores intervinientes en la relación comercial

Contrato de franquicia modeloEl contrato de franquicia es la plasmación del acuerdo de los dos actores intervinientes en dicha relación: el franquiciador y el franquiciado. Es por tanto el documento que recoge con cierto detalle las condiciones de carácter jurídico, económico y relacional que van a determinar las relaciones principales entre ellos. Dado que dichas condiciones afectan a personas distintas en diferentes sectores de actividad y dentro de redes de franquicia muy dispares, parecería lógico pensar que dichos contratos de franquicia deberían ser suficientemente distintos como para que no pudiéramos hablar de un modelo de contrato de franquicia o de un contrato de franquicia ejemplo.

Cómo es el contrato de franquicia modelo

Sin embargo, sí es posible hablar de una estructura de contenidos que al fin y al cabo permite hablar de un modelo de contrato, y esto es debido a que la relación de franquicia se basa en algunas condiciones o características que son claramente homogéneas y, no menos importante, al hecho de que el contrato de franquicia lo realiza el franquiciador, y el franquiciado tiene generalmente poco margen para negociar cambios sustanciales en su estructura.

Podemos hablar por tanto de la existencia de un contrato de franquicia modelo que si bien podrá tener distintas redacciones y condiciones concretas, obedezca a una estructura uniforme de cláusulas que podríamos denominar típicas de un contrato de franquicia.

Las clausulas típicas en un contrato de franquicia modelo son las siguientes:

– Definición de la actividad del franquiciador.
– Determinación de la independencia jurídica de las partes.
– Determinación de la cesión del franquiciador al franquiciado de los aspectos claves que identifican la franquicia: saber-hacer del franquiciador y derecho de uso de la marca, propiedad del franquiciador, y cuyos datos de registro conviene detallar.
– Duración del contrato y su renovación, cuando la hubiera.
– Determinación de la zona de exclusividad que el franquiciador concede al franquiciado para el ejercicio de la actividad, incluyendo la posibilidad de limitación de ventas activas en territorios no gestionados por otros franquiciados o por el propio franquiciador.
– Obligaciones del franquiciador: especialmente las referidas a la puesta a disposición del franquiciado de los Manuales Operativos; las condiciones de la formación inicial, del apoyo sistemático y de la supervisión de los establecimientos franquiciados; aportar los productos objeto de la actividad de la franquicia, cuando fuera el caso; determinar el sistema informático de gestión; la innovación y mejora constante del modelo de negocio, etc.
– Obligaciones del franquiciado: especialmente las referidas al cumplimientos de los procedimientos determinados en los Manuales Operativos; asistir a la formación inicial impartida por el franquiciador; la utilización exclusiva e integral del sistema informático de gestión; permitir la supervisión de su negocio por el franquiciador; cumplir con la legalidad vigente en todos los aspectos relacionados con la actividad objeto de la franquicia;
– Condiciones económicas: derecho de entrada a la franquicia, royalty, canon de marketing, etc.
– Modo de gestión del Fondo de Marketing, cuando estuviera previsto, con la siempre deseable obligación del franquiciador de gestionarlo a través de una cuenta bancaria independiente y exclusiva para este fin.
– Las condiciones de pedidos, suministros, facturación y pago de las mercancías necesarias para la actividad de la franquicia.
– Condiciones del uso de la marca por parte del franquiciado.
– Regulación de la transmisión de los derechos de franquicia por parte del franquiciado a terceros, incluyendo idealmente los derechos de tanteo y retracto a favor del franquiciador.
– Causas de resolución del contrato, diferenciando aquellas de carácter grave que den lugar a una resolución inmediata de las leves que pudieran requerir repetición o continuidad en el tiempo.
– Efectos de la resolución del contrato, especialmente aquellos que permitan al franquiciador impedir al franquiciado el uso de la marca de la franquicia una vez extinguida la relación y la devolución de los elementos propiedad del franquiciador, cuando fuera el caso.
– Las limitaciones al franquiciado relacionadas con la competencia desleal al franquiciador durante la vigencia del contrato, y durante un año desde su extinción en el mismo local donde se hubiera ejercicio la actividad de la franquicia.
– La cláusula de sometimiento de las partes a los tribunales de justicia o de arbitraje.

Un ejemplo típico de contrato de franquicia recogerá asimismo clausulas relativas a la integridad del acuerdo como manifestación última de las partes, la relacionada con el procedimiento de las comunicaciones de los intervinientes y la responsabilidad solidaria del franquiciado persona física, firmante del contrato de franquicia como representante de la sociedad franquiciada, cuando así fuera el caso.

Por último, debemos tener presente que el modelo de contrato de franquicia, una vez redactado, no debería ser negociado con cada franquiciado de forma que introduzca agravios comparativos entre ellos en la red de franquicia.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies