Entrevistas | 01 Feb 2010 |

Roberto Zúñiga, Director general de International Business Centre

“El cliente de un centro de negocios se ahorra más del 50% en la instalación”

¿Por qué crece tan poco el segmento de centros de negocios?
Creo que lo que falla es el tamaño de las 300 empresas que formamos el sector, que al ser pymes no podemos hacer grandes campañas de difusión. De todas formas, últimamente se ha avanzado mucho. Cuando empezamos, hace 14 años, apenas el 10% sabía qué era un centro de negocios, y ahora el porcentaje ha subido a la mitad. Pero todavía falta muchísimo, porque representamos en torno a un 0,3% del sector de oficinas, cuando en el Reino Unido son el 3%. La posibilidad de crecimiento es muy elevada.

¿Hay una percepción de que no suponen un ahorro?
Ese es otro lastre que acarreamos, porque los primeros centros de negocios se crearon como una solución temporal, y los precios eran muy caros. Ahora todo eso ha cambiado. Nosotros damos una solución definitiva, y el cliente consigue precios más económicos incluso que si los contrata por su cuenta.

¿Cuántos gastos puede ahorrarse una empresa que se instala en un centro de negocios?
El ejemplo típico supone ahorros de más del 50% en la instalación. Luego existen muchas variedades, dependiendo de la zona y de lo que se quiera contratar. Hay oficinas disponibles con todos los servicios incluidos, desde el IBI, los suministros y las comunicaciones hasta el personal, como recepcionista y servicio de limpieza y mantenimiento. El cliente no invierte en mobiliario; se le entrega el local completamente equipado para empezar a trabajar el mismo día en que lo alquila. Dependiendo de la zona y del tamaño, tenemos oficinas en Madrid desde 300 euros hasta 1.500.

¿Cuál es el producto más contratado?
Hay dos. Los despachos están teniendo mucho movimiento por la llegada de gente que deja su oficina tradicional. Así se reducen costes y se flexibiliza el gasto, que pasa de ser fijo a variable. Nuestros contratos son mensuales y no obligan a estar un año de alquiler, como es habitual, ni a acondicionar el local. Además, se puede amoldar el tamaño en cada momento a las necesidades; hay empresas que, cuando consiguen proyectos, alquilan más despachos, y cuando los terminan, los dejan. Y también existe la oficina virtual. A partir de 60 euros al mes el usuario tiene la sede de su negocio en una dirección de prestigio –en Madrid, Velázquez y Serrano; en Barcelona, Paseo de Gracia–, con una secretaria que recibe a todas las visitas, recepción de correo y mensajería, con opción de atención telefónica y de utilizar despachos o salas por horas sueltas para reuniones. Alquilar un despacho cuesta 10 euros la hora.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies