Entrevistas | 31 Mar 2008 |

Patrick Phelippeau, Director general de Provalliance y Jean Louis David

Somos el comprador que puede hacer la mejor oferta.

Dos estilos franceses de entender la peluquería se han unido para liderar el sector en Europa. El “peluquero de las estrellas”, Franck Provost, ha adquirido las actividades europeas del grupo estadounidense Regis, que incluye 7 enseñas, entre ellas la red en franquicia Jean Louis David, también de origen galo. El resultado es Provalliance, una compañía fundada con más de 2.284 salones, 20.000 empleados, 25 millones de clientes y un volumen de negocio que asciende a 950 millones de euros.
Uno de los propósitos de Provalliance es alcanzar el liderazgo en países que considera estratégicos, entre ellos España. A fecha de enero de 2008, Provalliance cuenta con 124 salones (102 de Jean Louis David y 18 de Franck Provost), aún lejos de las más de 300 peluquerías que gestiona la actual red líder, Marco Aldany. Sin embargo, esa meta no intimida al director general de Provalliance y Jean Louis David en España, Patrick Phelippeau, quien ya ha empezado a adquirir peluquerías. “Ninguna cadena ha conseguido implantarse bien a escala nacional. Hay redes grandes, muy conocidas regionalmente, pero les cuesta entrar en otras zonas. Las compras nos van a permitir lograr ese objetivo para Franck Provost y Jean Louis David”.

¿Qué presupuesto se ha asignado para España?
La central, en París, ha establecido unos fondos generales de 60 millones de euros anuales para sumar 400 establecimientos al año en Europa. No hay una cifra fija para ningún país, de modo que negociamos la compra de una cadena y pedimos el dinero a Francia. Hasta el momento hemos adquirido los 30 salones que Saint Karl tiene en la península, y 10 establecimientos Guyperrin. A la vez, estamos en conversaciones para hacernos con una red valenciana, además de otra que ronda el centenar de locales.

¿No han planeado continuar con un crecimiento interno, independiente de las compras?
Por supuesto. Abriremos en régimen directo y en franquicia, y de cara a ese desarrollo hemos definido unas zonas, que son las del País Vasco y Cantabria, Cataluña y Zaragoza, y la Comunidad Valenciana y Centro –desde Madrid y hasta Salamanca–. Unos supervisores de la central controlarán el funcionamiento de los salones en estas áreas.

¿Qué planes concretos de expansión ha ideado Provalliance para España?
Hemos previsto contar con 50 nuevos establecimientos propios a finales de 2008. Por otro lado, y como funcionamos muy bien en los centros comerciales, hemos proyectado estar presentes en el 80% de los 63 complejos que se están construyendo hasta 2010. Esta expansión, en la que los franquiciados tendrán prioridad, ayudará a que nuestras enseñas adquieran mayor fuerza en el mercado. Dependiendo del público y la zona en que opere el centro comercial, optaremos por instalar una u otra marca, o incluso ambas, ya que sus conceptos no interfieren entre sí.

¿La implantación en centros comerciales no implica riesgos por la comentada “canibalización”?
No vamos a entrar en todos ellos, sino en una selección. Es cierto que en algunas regiones, como Madrid, se nota una saturación, pues albergan un elevado número de centros, que además se hallan demasiado próximos los unos de los otros. Pero nosotros contamos con una larga experiencia en este campo y criterios muy definidos para decidir dónde es preferible instalarse.

¿Qué diferencias hay entre Franck Provost y Jean Louis David?
Franck Provost se dirige a una clientela más selecta, ya que su tique medio, de 45 euros, es superior en 10 euros al de Jean Louis David, una marca más orientada al público joven, urbano y de tendencia. La primera es más elitista y cuenta con la figura en activo de Provost, que en Francia es una persona muy mediática, a diferencia de Jean Louis David, que está retirado. Esta característica de Franck Provost también es muy interesante, porque en estos tiempos se busca la figura de un líder con quien hablar, y esto ofrece mucha credibilidad de cara al franquiciado. Jean Louis David es una enseña muy fuerte en cuestiones de imagen que ha democratizado la peluquería. Cada red trabaja con su línea de productos y así continuará. En definitiva, vamos a respetar la identidad de cada cadena.

Las estrategias de crecimiento tampoco coinciden.
Cierto. Somos dos franquicias que caminaban en sentidos divergentes. Mientras que nosotros optamos por desarrollar la red exclusivamente con franquicias, en la trayectoria de Franck Provost destacan los establecimientos propios, con una rentabilidad impresionante, lo que nos resultará muy valioso para Jean Louis David. La franquicia nos ha permitido una expansión acelerada, pero tiene la fragilidad de que el asociado puede marcharse, y con él la presencia de la enseña.

¿Qué requisitos deben reunir las cadenas que ustedes compran?
Además de contar con alrededor de 10 locales como mínimo, situados en calles o centros comerciales, la red debe demostrar una rentabilidad en torno al 12 o 15%. Además, nos quedamos siempre con toda la plantilla, y si la cadena tiene franquiciados, los conservamos igualmente. Actualmente somos el comprador que puede hacer la mejor oferta.

¿Cómo se va a organizar Provalliance en España?
Como Franck Provost funcionaba con una masterfranquicia en Madrid, su estructura se va a mantener, al igual que la sede de Regis –Jean Louis David– en Barcelona, que ahora pertenece a Provalliance. Por el momento, no se prevé una fusión del nuevo grupo con la máster de Franck Provost.

¿Qué momento atraviesa la peluquería?
Se percibe la paradoja de una disminución de la frecuencia de visitas –tendencia que está generalizada en Europa–, al tiempo que aumenta la cifra de aperturas. Una característica definitoria del sector en España es que las enseñas independientes crecen de forma contundente, a diferencia de otros países como Francia, por ejemplo, donde las franquicias arañan una mayor cuota de mercado. Aquí parece que cuesta más entender el sistema de franquicia.

¿Por qué?
El peluquero español tiende a resistirse a quitar su nombre del rótulo para colocar el de otro y desprenderse de parte de sus ingresos para dárselos a una central. Sin embargo, la fórmula de la franquicia no solo proporciona apoyo en la gestión, sino que además aporta formación, un capítulo de vital importancia para la supervivencia en el sector.

¿Cuáles son los obstáculos principales?
Todas las cadenas sufrimos el gran problema de la mano de obra, cuya escasez frena la expansión. Para solucionarlo, habría que dar valor al oficio. Esta misma limitación ya la padeció Francia hace unos años y la resolvió incorporando estudios de peluquería en las escuelas profesionales. Actualmente, allí se obtiene un título específico después de dos años de estudios.

¿Es más rentable una peluque

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies