Entrevistas | 24 Oct 2011 |

Pan recién salido del buzón

Los emprendedores en busca de franquicia pueden poner en marcha una delegación de la marca,  creada en 2005 en Madrid.

Un panadero se levanta de madrugada para amasar el pan y cocerlo a fuego lento en un horno de piedra encastrado en la pared. Podría ser la escena de un anuncio televisivo para vender pan con sabor tradicional, pero lo cierto es que los derroteros del sector van por otro camino. Luis Miguel Amores y Roberto Pomeda, socios fundadores de Mundopán a Domicilio, coinciden al afirmar que la palabra clave es “adaptación”.

“La figura del panadero de toda la vida ha tenido que ir aclimatándose a las nuevas tendencias. Como consecuencia, el sector está experimentando una mayor modernización y diversificación de productos, así como una flexibilidad de precios y de procesos de compra”.

Amores destaca el papel de las nuevas tecnologías en el futuro de la panadería. “La adquisición de los productos se llevará a cabo a través de Internet, y el servicio se acercará hasta el propio domicilio del cliente, sin pérdida de calidad ni variedad”.

Convencidos de estas tendencias, Amores y Pomeda fundaron Mundopán a Domicilio en el año 2005, en la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid. “Acercamos, diariamente y sin coste extra, productos básicos de alimentación, como pan, repostería, lácteos, huevos, aceite o café, a viviendas unifamiliares situadas en zonas residenciales. La oferta se amplía con productos estacionales como el roscón de Reyes, o los característicos de cada región, puesto que Mundopán es un servicio a domicilio y personalizado”, explica Pomeda.

La entrega se realiza mediante un sistema que la enseña ha patentado. “Se trata del buzón-panera térmico, que instalamos gratuitamente en la fachada de la vivienda y que conserva el pan en condiciones óptimas”, dice Pomeda. “Además, el cliente puede modificar su encargo en cualquier momento mediante una llamada telefónica, y no tiene la obligación de realizar pedidos mínimos ni compromisos de permanencia”, añade.

El aumento de clientes y personal, y la constatación de que el concepto era rentable, animó a sus fundadores a expandirse con franquicias. Pero antes hubo que establecer acuerdos con proveedores nacionales, ya que la central no fabrica. “De este modo, nuestros asociados tienen garantizado un suministro con la más alta calidad y el mejor precio, aunque también pueden elegir a su propio proveedor”, dice Amores.

La enseña opera con 15 unidades, 1 de ellas propia. Para concretar sus planes de expansión, los socios fundadores han tenido en cuenta la crisis y la dificultad de la fase inicial en la que se encuentran. “No nos podemos quejar, pues en un año operando bajo el sistema de franquicias hemos sumado 14 delegaciones”.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies