Entrevistas | 15 Dic 2008 |

María Taibo, franquiciada de Tax

“Tenía que elegir entre pagar a la gente que necesitaba contratar o cobrar yo”

María Taibo sabe perfectamente lo que es tener un negocio y no cobrar un salario. Durante los primeros tres años de vida del bufete de asesoría empresarial que regenta, esta franquiciada no obtuvo ningún emolumento a costa de la empresa. “El arranque del despacho no resultó sencillo, ya que había que hacer frente a los gastos del alquiler y del personal. Tenía que elegir entre crecer y pagar a la gente que necesitaba contratar o cobrar yo”, explica sin nostalgia alguna mientras recuerda que “solo cuando se realizaban trabajos extra podía retirar algún dinero de la caja”. El resto de los gastos personales eran cubiertos por sus padres.

Una vez que el negocio empezó a despegar, las preocupaciones monetarias comenzaron a disminuir y sus ingresos en concepto de salario a aumentar. “Ahora tengo un sueldo con relación al cargo y las funciones que desempeño dentro del despacho, y que es perfectamente equiparable a lo que se paga en el sector”, reconoce.
Con la experiencia de más de ocho años al frente de un negocio, Taibo opina que es importante desde un principio marcarse una retribución, independientemente de que se cobre o no, “porque esto dependerá en buena medida de las necesidades de tesorería de la empresa”.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies