Entrevistas | 21 Ene 2008 |

José Luis Draper, Director de Expansión de Bureau Vallée

“El año pasado hubo una verdadera explosión de las ventas”

–¿Qué perspectivas presenta el sector en el que opera la enseña?
–Hoy en día, más del 50% de los hogares españoles está equipado con aparatos de microinformática y esta tendencia va progresando. La constante evolución de este mercado se acompaña de un desarrollo muy fuerte, del orden del 15% anual, en el segmento de los consumibles informáticos. Por ello, el año pasado hemos experimentado una verdadera explosión de las ventas, y las previsiones siguen siendo optimistas a corto y medio plazo.

–¿Qué importancia le otorga la central a esa gama?
–El concepto de Bureau Vallée, además de integrar papelería y material de oficina, está especializado en el campo de los consumibles por la amplitud de su oferta y la competitividad de sus precios. De nuestro volumen de negocio, alrededor de un 40% se corresponde con esta línea.

–¿Cómo llegó Bureau Vallée a España?
–La central gala se ha instalado aquí para desarrollar el mismo sistema de expansión que en Francia, con tiendas propias y franquiciadas. Creemos que el mercado está maduro para aceptar el tipo de implantaciones que nosotros llevamos a cabo. El fracaso de otras cadenas extranjeras radica en no haber adaptado su modelo a las características del mercado local. A pesar de que el concepto francés es más cercano, no lo hemos calcado. Es más, también hay que realizar transformaciones en las comunidades autónomas.

–¿Qué ofrece de diferente esta cadena?
–Los precios constituyen la diferencia más importante. Contamos con un gran poder de compra, y parte de nuestros proveedores son españoles desde hace tiempo. Por otro lado, los hipermercados cuentan con una oferta demasiado general, con poca variedad de surtido. Nosotros montamos un establecimiento especializado, con una venta en régimen de autoservicio, como si fuera un supermercado. Además de una gama más completa, la especialización también aporta unos precios mejor adaptados al sector. Por estas particularidades, es necesario desarrollar el negocio en una superficie de unos 300 metros cuadrados y emplazarlo en un polígono comercial de la periferia.
Otra diferencia relevante es que no contamos con almacén, ya que el franquiciado habla directamente con los proveedores y fabricantes. De este modo, nos ahorramos la logística y aceleramos la expansión.

–¿Por qué el local propio se va a abrir después que las franquicias?
–Los 2 asociados de la enseña se han unido recientemente por una oportunidad de mercado. Ellos se adelantaron porque ya conocían la marca, tenían local y estaban preparados para iniciar la actividad.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies