Entrevistas | 27 Ago 2007 |

Isabel López Resina, Directora de Marketing de Santa Teresa

La actividad se está concentrando bajo unas pocas marcas muy fuertes.

¿Cuál es la situación de su sector? 
La hostelería parece estar siguiendo los pasos de la distribución alimentaria; la actividad se está concentrando bajo unas pocas marcas muy fuertes. En cuanto al día a día, sufrimos el problema de la rotación de empleados, como casi todas las ramas del comercio y los servicios. Nosotros lo notamos especialmente en el personal de cocina, porque hay pocos profesionales bien preparados y están muy solicitados. 

¿Cómo empezó Santa Teresa? 
La empresa, que estuvo en manos de la misma familia durante 3 generaciones, era una confitería artesana especializada en la elaboración de yemas desde 1860. En 1990 pasó a manos de una compañía que apostó por distribuir sus productos a través de canales de alimentación, y en ese momento fue cuando la firma se convirtió en la proveedora por excelencia de dulces como el membrillo o el huevo hilado. En el año 2000 se amplió el negocio con la fabricación de salsas bajo la firma de Berasategui, y en 2003 se dio el salto a los platos preparados. 

¿Cuál es su relación con el cocinero?
Martín Berasategui participa en la elaboración del menú degustación que se puede consumir en nuestros locales, compuesto por 20 o 25 primeros platos, segundos y postres que se renuevan cada medio año. Además, nuestra red puede utilizar su imagen y firma bajo el control de la central, y contar con su presencia en la inauguración de los establecimientos, aunque eso depende de la elección del franquiciado.

¿Qué peso tiene el restaurante en la facturación? 
El 80% de las ventas de nuestros establecimientos se realiza en el área de la tienda de productos gourmet, que ocupa aproximadamente el 65% del local. De todas formas, las dos partes están integradas en el mismo espacio y son complementarias. Es decir, si vas a comprar un vino o un queso puedes probarlo antes en las mesas. 

¿Qué valor añadido ofrece comprar en la red? 
Actualmente nuestras 700 referencias están a disposición del público en las cadenas de distribución nacional, pero en los centros Santa Teresa ofrecemos un rincón en el que las reunimos todas y en el que asesoramos a los clientes sobre sus características. La cadena dispone de una tarjeta de fidelización gratuita que se ofrece sólo a los clientes habituales. Aunque está pensada para que los compradores acumulen puntos y consigan vales de descuento, la central la utiliza también como instrumento de comunicación, para dar a conocer promociones y novedades en la enseña.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies