Entrevistas | 16 Jun 2010 |

Félix Revuelta, Presidente de Naturhouse

“No todos los franquiciados asumen la crisis, porque antes ganaban mucho”

En 2009 Naturhouse redujo el tamaño de la red en España por primera vez en 17 años. ¿Ha cambiado la tendencia en este ejercicio?
Aunque menos que el año pasado, en 2010 también se están produciendo cierres, porque el segmento que está sufriendo más la recesión son las pequeñas tiendas, dependientes de un consumo a la baja y faltas de crédito. Yo preveo dos años más de crisis, aunque quizá la situación se estabilice un poco antes.

Sin embargo, han lanzado un plan para abrir 400 puntos de venta en el exterior.
El extranjero es otra historia, pero no porque en Italia o en Francia no haya crisis, sino porque para nosotros son mercados que aún no están maduros, y todavía existen grandes posibilidades de crecimiento. En Italia tenemos 202 tiendas, y podemos llegar hasta 1.000; y en Francia, donde hay 106 Naturhouse, el techo puede estar en 1.500. Cuando el mercado es virgen la crisis no frena nuestro crecimiento.

¿En qué país tienen más aceptación?
En casi todos los países donde entramos, y ya llevamos 22, salvo cuando hay problemas con el máster o de gestión por nuestra parte. Pero cuando las cosas se hacen bien, siempre crecemos con fuerza.

España es la excepción.
En España llegamos a tener 1.251 franquicias, y en 2009 hubo 136 cierres netos. Siendo pesimista, creo que la cadena se puede reducir hasta unos 1.000 locales asociados. Por eso la central está abriendo más tiendas propias, para defender el mercado, porque no podemos dejar sin servicio a poblaciones importantes.

¿Aunque sea con pérdidas?
Donde hemos abierto unidades propias en lugar de franquicias que habían cerrado, normalmente han empezado a funcionar a los tres meses. Eso quiere decir que antes no se estaba haciendo bien. Es normal, porque también hay franquiciados que gestionan mal el negocio.

¿Reciben muchas llamadas de los asociados?
Continuamente. Sobre todo llaman por aspectos técnicos, aunque también se quejan de la caída del consumo, y de que hay que trabajar mucho más para vender mucho menos que antes. No todos los franquiciados asumen esta situación, porque estaban acostumbrados a ganar mucho. Es muy difícil pasar 12.000 euros al mes a solo 1.000.

¿Solo tienen franquiciados que se autoemplean?
También hay algunos inversores, pero estos, al reducirse la rentabilidad, lógicamente se han ido desprendiendo de las tiendas. En estos casos hemos fomentado una política de traspasos a los propios empleados, porque en este negocio, si la dietista es la dueña, la tienda funciona mucho mejor.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies