Artículos | 07 Sep 2018 |

¿Cómo franquiciar una empresa o negocio?

El primer paso para convertir un negocio en franquicia es comprobar si estamos ante un modelo franquiciable

Morales Box inicia a franquiciar

Antes de plantearnos cómo franquiciar un negocio, debemos ir un paso atrás para comprobar primero si estamos ante algo que realmente se pueda franquiciar.

Partamos, por lo tanto, de la base de que no todos las empresas se pueden duplicar, por lo que tampoco se podrán franquiciar. Por ejemplo, aquellos negocios basados en aspectos meramente subjetivos o en destrezas personales, difícilmente se podrán franquiciar.

Por otra parte, no todos los negocios son lo suficientemente sencillos. Si estamos ante negocios en origen complejos, estandarizar procesos será una tarea titánica, por no decir, imposible y, por lo tanto, no se podrá franquiciar.

Unificando los dos aspectos anteriores, que el negocio en cuestión sea duplicable y que sea sencillo, y poniendo como ejemplo el sector por excelencia en franquicia, la restauración, podemos concluir que siempre será más franquiciable un restaurante de fast-food que uno de alta cocina.

En el primero, los procesos serán sencillos y fáciles de normalizar. Sin embargo, en un estrella Michelín, la cocina será mucho más compleja y estará, completamente, en manos del chef. Con lo cual estaremos ante un negocio donde el personal será irremplazable, hecho que se convierte en una barrera infranqueable a la hora de franquiciar un negocio.

A la hora de ver cómo franquiciar mi negocio o cómo convertir un negocio en franquicia, debemos tener muy en consideración que el proyecto cuente con factores de fidelización. Sin ellos, podremos franquiciar nuestro negocio, no habrá nada que lo impida; sin embargo, será muy complicado que la red se mantenga en el medio y largo plazo.

Pero, ¿qué son los factores de fidelización?

Son aquellos que hacen que a un franquiciado le merezca la pena continuar vinculado a la cadena de franquicias. Un ejemplo claro es el precio de los suministros. La central de franquicia habrá negociado con los proveedores de la red condiciones muy ventajosas, ya que no compra para un único punto de venta, sino para varios establecimientos y, en ocasiones, muchos. En este sentido, si el franquiciado decide operar de forma individual, el precio que obtendrá por los mismos productos siempre será superior.

Pero hay más ventajas o aspectos que harán que el franquiciado permanezca dentro de la red. Por ejemplo, una marca con un fondo de comercio interesante. O el hecho de que esta realice agresivas campañas de comunicación y marketing. O incluso, contar con un sistema informático de gestión tan bien desarrollado y adaptado a la actividad concreta, que permita optimizar los procesos y, por lo tanto rentabilizar el negocio, al máximo.

Cómo franquiciar una empresa

Una vez analizada la franquiciabilidad del negocio, entonces hay que pasar a realizar el plan de diseño y desarrollo de la futura franquicia, es decir, establecer las mejores condiciones de relación entre la central de franquicia y las unidades franquiciadas. Y esto, a todos los niveles: económico, jurídico, relacional y estructural. Estableciendo, al mismo tiempo, el tipo de estrategia de expansión que se llevará a cabo.

Dos aspectos igualmente importantes serán: desarrollar la adecuada base documental e impartir la formación necesaria para que los franquiciados puedan desarrollar la actividad correctamente y con solvencia.

La base documental, aunque es amplia pasa, fundamentalmente, por el dossier comercial de la marca, sus manuales operativos y el contrato, siendo este último aconsejable que sea redactado por un abogado experto en franquicia.

A partir de ahí, llevar a cabo un proceso de expansión exigente será determinante para crear una red de calidad, lo cual vendrá determinado, no solo por partir de un negocio próspero y un proyecto de franquicia equilibrado donde ambas partes ganen, sino también por elegir perfiles de franquiciados buenos y que se encuentren en sintonía con la filosofía y objetivos últimos de la marca.

Controlar a los franquiciados e invertir en mejoras continuas, serán dos aspectos que no conviene olvidar, si pretendemos no quedarnos fuera del mercado en el más corto espacio de tiempo.

Suerte, dedicación y mano izquierda jugarán también un importante papel en el éxito de la cadena. Pero esto es baladí decirlo, ya que aplica al cien por cien de cualquier proyecto que se desee emprender.

COMPARTIR

Noticias relacionadas IR A NOTICIAS

PUBLICIDAD

Infórmate y emprende con tu negocio

Suscríbete a nuestro boletín de noticias para estar en todo momento informado sobre el mundo de la franquicia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies